TAROT CAMINO DE EVOLUCIÓN Y CRECIMIENTO
 
 
 

El Tarot simboliza el viaje iniciático, el proceso evolutivo de todo ser humano a través del tiempo.

Todo empieza por el LOCO, quien todo lo ha creado para después hacerse MAGO, protagonista del espacio, del tiempo y el universo, todo gira y se mueve en torno a él, para el que todo ha sido hecho, y así poder jugar la partida de la vida y el descubrimiento progresivo de sí mismo.

Para jugar necesita un lugar  y la GRAN SACERDOTISA representa el Universo, en ella se encuentran las leyes del juego y las fuerzas que generan las experiencias. El Mago observa con todos sus sentidos todo aquello que le rodea ayudado por la Emperatriz, que es la facultad imaginativa que posee el Mago para realizar la  tarea, para ello, se ayuda del raciocinio que le entrega el EMPERADOR, la facultad de conocer, de discernir, de intuir  por eso, el HIEROFANTE en ocasiones, le sopla las cosas al oído y le permite ganar tiempo y le dice si está bien o mal, pues representa el código moral por el que se rige.

Para decidir o seleccionar necesita la facultad discriminativa de LOS AMANTES para decidir en cada momento el camino correcto. LA CARROZA (el carro) es el poder de la voluntad, su fuerza interna para seguir su camino, su sueño hasta conseguir sus propósitos.

En ocasiones siente que quiere poseer el mundo, dominarlo  y se expresa a través de LA FUERZA, entonces se da cuenta que la fuerza más poderosa que existe es la sabiduria (EL ERMITAÑO). Percibe lo transitorio, los cambios que se producen en todos los aspectos de la vida, representado por LA RUEDA DE LA FORTUNA, pues todo está en cambio constante, al llegar a la JUSTICIA todo se equilibra los mundo internos y externos se unen para proyectar lo que realmente existe en la mente del MAGO, descubriendo el mundo interno y volviéndose hacia él, es en ese momento, en el que decide morir, desvaneciéndose el mundo que el consideró real LA MUERTE, de esta forma pone a prueba su “yo interno” , no teniendo ya otro propósito que el encuentro de la verdad,  LA TEMPLANZA, enfrentándose a su naturaleza oscura hasta comprender que EL DIABLO no era sino su incomprensión hacia las cosas, las  consecuencias de sus miedos e inseguridades. Su personalidad se derrumba, LA TORRE, apareciendo la percepción de la perfecta armonía del universo, el plan que es su razón de ser, LA ESTRELLA, comprendiendo que la materia y todo cuanto existe en el Universo es mental, que los mundos son las ideas  de la mente LA LUNA, de la que forma parte.

Su viaje le lleva al encuentro con el SOL con su yo interno,  sus raíces, su esencia, descubriendo que todo es inteligencia, todo es amor, llevándolo un paso más allá y transcendiendo lo mental  donde todo es la dicha ilimitada, la felicidad absoluta en la fusión directa  EL JUICIO, esa fusión, EL MUNDO, forman el TODO

 

 

Recomendar esta página en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Maria Romera Fernández

Página web creada con 1&1 Mi Web. Google+