¿Cómo quieres vivir?

 

Vivimos en un mundo extraño en el que los seres humanos han perdido sus raíces, sus valores se tambalean y su ego se alimenta del sueño de unos pocos, creciendo el poder material de otros pocos en detrimento de todos los demás.

Vivimos en un mundo donde no cuestionamos a los ídolos con pies de barro, pero juzgamos, criticamos y desvaloramos a cada uno de los seres que nos rodean por el simple hecho de ser personas.

Vivimos en un mundo donde nos alimentan con el sufrimiento y el dolor de otras personas, que como nosotros tienen derecho a un vida digna, en cualquier lugar sin cuestionar su procedencia, pues no olvidemos que las ciudades, los países, todo pertenece a la Madre Tierra y la Madre Tierra no pertenece al hombre, muy al contrario NOSOTROS pertenecemos a la Tierra.

Pues, que sería de nosotros sin su alimento, su protección y su cobijo, no nos equivoquemos ponemos fronteras y limites a aquello que creemos que nos pertenece, que necios somos, que prepotencia, pensar si quiera que el planeta nos pertenece.

No, no es así, el planeta es de las cosas que son libres, que no podemos manipular pues ella sigue su propio criterio, tal y como lo siguen otras criaturas de la Creación.

Dejemos de vivir en un mundo que se tambalea, donde la imagen tiene más valor que la palabra, donde la palabra se usa para causar dolor a otros y no para dar valor, coraje y sostén en momentos necesarios. 

Dejemos de vivir en un mundo donde la palabra se la lleva el viento sin ser conscientes siquiera de las consecuencias de las palabras expresadas. Dejemos de vivir en un mundo donde los intereses económicos son más importantes que la mirada de un niño.

Dejemos de vivir en un mundo donde expresar nuestras emociones, nuestros sentimientos sea tachado de débil o emocionalmente inestable. Dejemos de escuchar como debemos vivir, como debemos pensar, como debemos actuar.

Vivamos en un mundo donde el sufrimiento y el dolor sea algo tan pasajero que no quede el recuerdo de su paso

Vivamos en un mundo donde la risa sea la protagonista de nuestro despertar cada mañana y agradezcamos el simple hecho de la vida.

Vivamos en un mundo donde no seamos juzgados, criticado, manipulados, tan solo seamos informados

Vivamos en un mundo donde no nos vendan milagros, pues el único milagro que es tangible y real es la VIDA

Vivamos en un mundo donde la amabilidad y la ilusión no queden escondidas en un rincón. Vivamos en un mundo donde la solución a los conflictos sea mediante la palabra.

Vivamos en un mundo en el que exista el respeto hacia los demás y hacia ti mismo

Vivamos en un mundo donde exista el perdón

Vivamos en un mundo en el que seamos consciente de que todo lo que ocurre lo hace por alguna razón.

Vivamos en un mundo donde creamos en nosotros mismos

Vivamos en un mundo donde el AMOR exista, vibre y se manifieste.

Recomendar esta página en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Maria Romera Fernández

Página web creada con 1&1 Mi Web. Google+